Portada » Crónicas Startup » Encontrando al socio ideal: La historia de Paulina Carrasco y sus intentos de impulsar Nünüart (parte 2)
Encontrando al socio ideal: La historia de Paulina Carrasco y sus intentos de impulsar Nünüart
Crónicas Startup, Startup Chile

Encontrando al socio ideal: La historia de Paulina Carrasco y sus intentos de impulsar Nünüart (parte 2)

Desde que decidió apostar todo en su proyecto, esta viñamarina ya ha tenido 4 partners que no han cumplido con que busca: un socio más bien técnico. Sabe que esa arista es fundamental para emprender, más aún bajo una temática –bienestar sexual- no muy conocida.

Foto del autor

Josefina Martinez

¿Te acuerdas de la historia de Paulina? Resumen del resumen: Diversos obstáculos no permitieron que terminara de estudiar Obstetricia. Decidió emprender, innovando en healthtech, sextech y sexual wellness, en su país, y así nació Nünüart y un sexshop con atención especializada. Logró tener inversionistas, pero no al socio que necesitaba… Siguió buscando. ¿Qué pasó?

Una nueva oportunidad 

Pero el socio y ella no querían darse por vencido con el sexshop Capichi y lo refundaron entre ambos. Paulina fundó Nünüart en agosto de 2022, porque sabía que también iba a tener potencial por lo que postuló unas 4 veces a programas de Corfo y Start-Up Chile, llegaba a la fase final, pero no era seleccionada.. 

6 meses después, en pleno Festival de la Innovación Social (FIIS) de Viña del Mar, Paulina generó un interés nunca antes visto. Más de 200 personas en una sola jornada estaban interesadas en los servicios de Nünüart a través de una suscripción que entrega consejos de mindfullness -sobre como mejorar y aprender sobre sexualidad-, donde el cliente pasa una evaluación inicial y luego, le entregan un plan de trabajo. 40 personas querían pagar YA, pero tuvieron que rechazarlas porque no daban abasto. 

Ahí se dio cuenta que necesitaba realmente a una mano derecha que le ayudara a impulsar este negocio. Hace un tiempo venía armando una red de sexólogos chilenos y españoles, y ahí encontró una potencial partner –sexóloga, economista, master en internacionalización de empresas y, además estudiaba Psicología en ese entonces- que se jugó todas las cartas: dejó su trabajo de 12 años para dedicarse a esta startup. 

¿A España los pasajes?

“Y yo con mi inexperiencia de no saber elegir a un cofundador, dije naturalmente ella es mi cofounder, mi partner, he confiado plenamente en su potencial”, pensó la chilena. Pero, cuando ya tenía todo planeado para irse a España junto a su socia y emprender en este nuevo país, empezaron a chocar. 

Ella quería hacer un plan de negocios muy estructurado y elaborado, y Paulina insistía en que el proceso debía ser más ágil, no concretando nada. La fricción de valores terminó con su participación de Nünüart que sigue adelante con foco en la construcción de un MVP funcional y buscando financiamiento a través de inversionistas. 

El migrar a España o México sigue en el plan, pero primero esta emprendedora especializada en innovación, healthtech y sextech, está en la búsqueda de un trabajo a medio tiempo por un tema económico y seguir planificando hacer su camino fuera de Chile en países que sí son buenos mercados fértiles para el bienestar sexual. 

Aprendizajes y enseñanzas 

Paulina tiene claro que uno de los primeros aprendizajes que hoy saca en limpio, es que para decidir levantar una startup hay que tener muy en claro que hay que tener convicción, pasión, coraje, perseverancia, la piel gruesa, porque será extremadamente difícil o más difícil de lo que uno pensaba. 

“Respecto a encontrar un buen socio, ver efectivamente que sea una persona que entienda lo que se está arriesgando y que comparta de verdad los valores contigo, que sea alguien sensato y transparente que esté en la misma etapa de la vida que uno, que las prioridades de vida sean parecidas, que entienda en qué aguas se está adentrando”, asegura la fundadora de Nünüart.

Y concluye: “Hablando de sexo, apego, relaciones humanas, construcción de equipo y startups… Amar y enamorarse son cosas diferentes. En ese contexto, decidir quién o quiénes serán tus cofounders es como decidir con quién entras en matrimonio. Al entrar en un matrimonio, se decide amar y esta es una decisión súper racional, en la que todos los días te levantas y trabajas por mantener los objetivos conjuntos, por remar juntos en una dirección única, con acciones en conjunto y con toma de decisiones que implican democracia en los acuerdos”.

“Por otra parte, enamorarse nos mantiene irracionales, aunque sea tremendamente necesario para la construcción del vínculo. Enamorarse y mantenerse en el romanticismo puro, por el contrario, lleva a relaciones que suelen quebrarse”.

¿te gustó o sirvió lo que leíste?, Por favor, comparte.
Únete a Nuestra Comunidad InnovadoraDescubre, Aprende y Crece con "El Ecosistema Startup"

Suscríbete a nuestro newsletter y sé parte de una comunidad vibrante que impulsa el futuro del emprendimiento y la inversión en startups. Recibe directamente en tu correo las últimas noticias, análisis profundos, estrategias innovadoras y oportunidades exclusivas diseñadas para educar, inspirar y empoderar a emprendedores e inversores como tú. No te pierdas de contenido único y relevante que te ayudará a navegar el ecosistema de startups con confianza y éxito.

Share to...