Portada » Entrevistas Startup » Fernando Venegas, de Grupo Zenit: “El equipo es clave y si no existe confianza, esa startup va directo al fracaso»
Fernando Venegas, de Grupo Zenit: “El equipo es clave y si no existe confianza, esa startup va directo al fracaso»
Entrevistas Startup, Startup Chile

Fernando Venegas, de Grupo Zenit: “El equipo es clave y si no existe confianza, esa startup va directo al fracaso»

Con más de 15 años de experiencia, desde la empresa que se encarga de apoyar a startups explican cómo trabajan con éstas, así como qué caracteriza una propuesta de valor escalable y qué necesitan para expandirse, entre otras cosas.

Foto del autor

Daniela Arce

En busca de orientar a las startups, empresas y organizaciones en sus procesos transformacionales y de gestión de innovación, Grupo Zenit asesora en temas legales y financieros, además de gestionar la innovación y apoyar a las startups. 

Además, la empresa está promoviendo el emprendimiento desde la etapa escolar, a través de una iniciativa, que nace de parte de la Fundación Desierto Vivo y la Fundación Parque Científico Tecnológico de la UCN.

Sobre esto, Fernando Venegas, socio de Grupo Zenit, dice que «estamos convencidos de que el emprendimiento es un motor de cambio, de movilidad social, que crea más y mejores empleos y, que es capaz de responder a los grandes desafíos globales de la humanidad, logrando que Chile avance hacia un desarrollo más inclusivo y sostenible».

Y añade que «necesitamos estimular la creatividad, el riesgo, la confianza y la pérdida de miedo fracaso desde la etapa escolar. Si intervenimos en etapas tempranas las probabilidades de tener más y mejores emprendedores crece considerablemente».

Para conocer cómo Grupo Zenit trabaja con las startups y los beneficios que tienen para estas, hablamos con Fernando Venegas.

-¿De qué manera trabaja Zenit con las startups, empresas y organizaciones?

Nuestro trabajo se caracteriza por ser eminentemente práctico y se basa en los más de quince años de experiencia que nuestro equipo tiene en materias de innovación y emprendimientos. Los emprendimientos no necesitan consultores que les den “recetas mágicas” sobre cómo enfrentar los desafíos, sino que más bien necesitan reforzar sus equipos para enfrentar en conjunto esos desafíos. Y eso es lo que ofrecemos en Zenit, poner a disposición nuestra experiencia en propiedad intelectual, comercialización, levantamiento de inversión, entre otras cosas, y sumar fuerzas con los emprendedores para abordar los desafíos en conjunto.

-¿Qué clase de planes de trabajo ofrecen a éstas para trabajar en conjunto?

Nuestra forma de trabajo se basa en la confianza con los emprendedores, por ende, debe haber una conexión mutua entre Zenit y el emprendimiento. Por lo mismo, nuestra forma de trabajo no apunta a la masividad, sino que trabajamos con un grupo de startups que tienen potencial de crecimiento y expansión.

Para diseñar un plan de trabajo realizamos un diagnóstico en conjunto con el emprendimiento. A partir del diagnóstico, en muchas ocasiones el propio emprendimiento se da cuenta de lo que realmente necesita, y luego nosotros proponemos un plan de trabajo que aborde esos desafíos, tanto con capacidades internas de Zenit como a través de alianzas. Ese es parte de nuestro sello, ya que sabemos que no podemos dar respuesta a todos los desafíos que puede llegar a tener un emprendimiento (algunos pueden llegar a ser muy específicos), pero hemos construido sólidas alianzas para poder complementar las capacidades. 

-¿Cómo se trabaja para materializar las ideas?

Para nosotros el primer paso siempre es la validación de esas ideas con los potenciales clientes. En nuestra forma de trabajo utilizamos la metodología del descubrimiento de cliente. De hecho, la mayoría de los miembros del equipo tienen amplia experiencia en esta metodología y/o se han certificado en ella. 

A partir de esta metodología, nosotros logramos validar si la propuesta de valor que se ofrece a los potenciales clientes es real. Esto, para que no sea sólo una idea, sino una solución real. Una vez que validamos el potencial de la idea, acompañamos al emprendimiento en las etapas de desarrollo de esa idea, validación técnica, levantamiento de recursos públicos y privados para llevar adelante la innovación y, sobre todo, apoyamos a los emprendedores a crear la hoja de ruta para que esa idea llegue finalmente a la sociedad y/o el mercado, mediante un nuevo producto o servicio.

-¿Qué características debe tener una idea de negocio escalable?

Las ideas para llegar a ser escalables deben dejar de ser simples ideas para transformarse en soluciones que respondan a problemáticas concretas. Todos tienen ideas (y muchas de ellas son muy buenas), pero la diferencia entre una idea y un negocio escalable es su capacidad de ejecución de esa idea. Día a día vemos como grandes ideas no llegan al mercado, porque el timing no era el correcto o porque el equipo no era el correcto.

Más que ideas escalables, nos gusta hablar de propuestas de valor escalables. En ese caso, lo determinante es que dichas propuestas de valor sean claras, medibles, novedosas y alcanzables.

-Según su experiencia, ¿qué necesitan trabajar las startups a nivel nacional para crecer y despegar internacionalmente?

Esta es una pregunta donde la respuesta cambia rápidamente. Hace un par de años atrás, mi respuesta habría sido clara: ambición y ‘hambre’ de comerse el mundo, ya que al emprendedor chileno le costaba ‘creerse el cuento’ y dar el salto a otros mercados. Por lo general era un emprendedor que se sentía muy cómodo en Chile.

Hoy esto ha cambiado, creo que actualmente la principal problemática tiene que ver con la confianza y colaboración, ya que el capital relacional es un desafío transversal en nuestro país. Nos cuesta mucho confiar en otras personas y eso impacta directamente cuando debes construir un equipo. En el mundo startup, el equipo es la clave del éxito o fracaso y si no existe confianza, ese emprendimiento va directo al fracaso.

-¿Qué clase de áreas necesitan ser potenciadas?

Nuestro ecosistema ha madurado bastante en los últimos años, pero a mi parecer seguimos teniendo debilidad en dos áreas: el sector empresarial sigue siendo muy averso al riesgo, y es importante que dicho sector dé un salto en materia de innovación, ya que los ecosistemas requieren de un círculo relacional virtuoso entre las grandes empresas y los emprendedores.

En segundo lugar, sigue habiendo un tremendo desafío en lo que respecta a la industria de venture capital en Chile. Si bien esta es una industria que ha ido creciendo enormemente en los últimos años, sus propuestas de valor de cara a las startups sigue siendo muy débiles y poco atractivas, basándose principalmente en los recursos, pero no en la entrega de capacidades adicionales (lo que se conoce como smart money). Esto se acentúa aún más en los emprendimientos de base científico-tecnológicos en etapas tempranas, ya que son muy pocos los VCs en Chile que les pueden ofrecer una propuesta de valor atractiva a estos emprendimientos.

¡No te pierdas estos consejos!

Recibirás contenido exclusivo y de alta calidad directamente en tu bandeja de entrada

¡No hacemos spam! Al menos eso creemos.

¡MANTENGÁMONOS EN CONTACTO!

Nos encantaría que estuvieras al día de nuestras últimas noticias, columnas, y episodios. 😎

¡No hacemos spam! Al menos creemos fervientemente que no lo hacemos.

¿te gustó o sirvió lo que leíste?, Por favor, comparte.
Share to...